La interminable y emocionante costa patagónica

Si Chile tiene unos 4.000 km de costa, ¡la de la Patagonia suma 87.000 km! Y es una de las más ricas del mundo.

Pese a su importancia y riqueza biológica, menos del 0,05% de la costa chilena está protegida, lo cual la convierte en uno de los mayores desafíos para la conservación marina del país.

El Seno Almirantazgo, una estrecha franja del mar patagónico que baña Karukinka, es un área remota en la que confluyen especies marinas y terrestres poco frecuentes en otros sectores de la costa chilena, como elefantes marinos, albatros de ceja negra, cormoranes de las rocas, lobos marinos, pingüinos magallánico, carancas, pilpilén austral o focas leopardo. Este ecosistema marino costero es un baluarte natural de enorme valor biológico y económico, y también de inquietante fragilidad.

En 2009, Karukinka inició un Programa de Conservación Marina que busca crear un modelo de conservación para la biodiversidad existente en el Seno Almirantazgo y las aguas adyacentes. Entre muchas otras cosas, como parte de este Programa WCS organiza Cruceros científicos, una expedición anual al Seno Almirantazgo, un fiordo ideal para desarrollar y poner a prueba modelos de conservación con desarrollo sostenible debido a su aislamiento.

Estas expediciones han permitido registrar la extraordinaria fauna marina, explorar el mar interior de Magallanes y generar un espacio de integración y cooperación entre investigadores nacionales y extranjeros, con miras a posicionar este territorio dentro de las prioridades nacionales de conservación costera.

Los resultados de los cruceros científicos han generado un punto de partida sólido para el estudio del uso de los recursos marinos del Seno Almirantazgo y la investigación en especies críticas. Por ejemplo, en la actualidad se desarrollan estudios genéticos, reproductivos y de comportamiento en la única colonia de albatros de ceja negra en el mundo que nidifica en aguas interiores, así como en la colonia reproductiva de elefantes marinos de la costa de Karukinka.

WCS se propone integrar la experiencia y los conocimientos en conservación que ha desarrollado por décadas en la costa atlántica de la Patagonia para proyectar Karukinka como un nuevo actor privado que lidere la conservación marina en Tierra del Fuego.

Los primeros resultados científicos de estas expediciones se pueden descargar aquí