Especies críticas

De la fauna de Karukinka, y Tierra del Fuego, hay tres especies clave cuya conservación está especialmente en peligro: los guanacos, los albatros de ceja negra y los elefantes marinos. WCS-Chile ha estudiado, y lo sigue haciendo, las amenazas para cada grupo y ha puesto en marcha programas de recuperación y protección de estas especies.

Guanacos

guanacos

El 60% de los guanacos de Chile está en la Región de Magallanes. En Karukinka se encuentra la población mejor conservada, la que, sin embargo, enfrenta amenazas, como la introducción de ganado doméstico, con quien compite por alimento, la construcción de caminos y la falta de control de la caza. Asimismo, los procesos migratorios de estos camélidos nativos son muy poco conocidos y, por lo que su conocimiento podría ser críticos para su preservación en el largo plazo. Nuestro equipo ha analizado estos patrones migratorios, en coordinación con investigadores argentinos, para generar conocimiento que permita mejores prácticas de manejo para la conservación de esta especie.

Albatros

albatros2

Recién en 2003 fue descubierta la única colonia de albatros de ceja negra en el mundo que nidifica en aguas interiores, y lo hace en un islote del Seno Almirantazgo, dentro de nuestro parque Karukinka. WCS-Chile estudia esta singular y frágil colonia en conjunto con el Instituto Antártico Chileno y la Universidad Austral, censando sus individuos y nidos e investigando sus áreas de alimentación con dispositivos GPS. A la fecha los científicos han encontrado 50 nidos activos. La principal amenaza de estos albatros es la presencia del visión, carnívoro exótico proveniente de Norteamérica, sin depredador en nuestro territorio.

Elefantes marinos

elefantos_marinos

Nadie sabe cómo, pero estos gigantes del mar vuelven una y otra vez a Bahía Jackson, en Karukinka, para mudar su piel e iniciar la crianza de una nueva generación. Este es el único lugar en Tierra del Fuego donde elefantes marinos del sur se detienen a descansar y a reproducirse. Se trata de una pequeña colonia de unos 120 individuos, la única que existe en Chile continental. Por medio de tecnología satelital nuestros científicos han registrado sus movimientos e identificado sus áreas de alimentación. Este depredador tope del mar patagónico tiene requerimientos de hábitat y de comida amplios, y por lo tanto es relevante conocer sus patrones de movimiento y alimentación. Su principal amenaza es la sobreexplotación de recursos marinos.