La biodiversidad al alcance de la mano

Los cielos, los bosques, los humedales y la costa de la Patagonia amparan aves, mamíferos nativos y una vegetación sobrenatural.

Mamíferos

En Karukinka se han registrado al menos 99 especies de animales: 17 mamíferos, 77 aves y 5 peces. Entre los mamíferos nativos destaca el guanaco, quien forma grupos y junto con sus chulengos (crías) se pasean libremente por la estepa y los bosques. Se calcula que en Tierra del Fuego hay más de 60.000, y la mayoría está en Karukinka.

Más esquivo y escaso es el zorro culpeo de Tierra del Fuego, una especie muy amenazada que hoy se refugia en los sectores boscosos del Parque, por lo que es difícil de avistar. Se alimenta de flora y fauna nativa.

Entre los roedores hay ejemplares de nombres encantadores, como el ratón lanudo común y de Magallanes, el ratón de hocico amarillo, el ratón sedoso o ratón conejo, o como el tuco-tuco de Magallanes, un roedor endémico de hábitos subterráneos que se alimenta de raíce y está en peligro de extinción.

Como él, hay otras especies en peligro de extinción, como el albatros de ceja negra, cuya única colonia de aguas interiores en el mundo está en el Seno Almirantazgo, y el huillín, una nutria que se desplaza por las aguas fueguinas.

En el parque también se encuentran tres especies de murciélagos: el oreja de ratón, el orejudo y el colorado.

Algunos mamíferos marinos que nadan por las aguas del Seno Almirantazgo son carnívoros, como el chungungo y la foca leopardo, además del elefante marino del sur, el lobo marino común y el lobo fino austral. Se alimentan de moluscos, peces y cangrejos. También se ha registrado la presencia ocasional de lobos de dos pelos antárticos.

Existen también siete especies de cetáceos, como el delfín austral y la tonina overa, que merodean por las aguas del Seno Almirantazgo, frente a Karukinka. Recientemente se han avistado un par de ejemplares de ballenas Sei y un ejemplar juvenil de ballena jorobada.

Aves

Ornitólogos y fanáticos de las aves no pierden su tiempo en Karukinka. Diversas especies de aves, como el cisne de cuello negro, el carpintero magallánico, el pato quetru y una variedad de aves rapaces tienen en Karukinka su hábitat natural, cuyas reducidas poblaciones ven amenazada su persistencia en el largo plazo.

Las especies más abundantes son el chincol, el zorzal, el fio fío, el cometocino, la cachaña y el jilguero. La cachaña es el loro más austral del mundo. Se le reconoce porque forma bandadas gritonas y bulliciosas.

En los bosques de lengas y ñirres, con buena suerte, se puede ver al peuquito, el concón, el carpintero negro, el churrín, la viudita o el aguilucho cola rojiza. El carpintero negro es el más grande de los carpinteros en América y se alimenta de gusanos, larvas y otros insectos que obtiene de troncos viejos o podridos.

Pero son varias decenas las aves que sobrevuelan el Parque a toda hora, algunos de nombres muy graciosos, como cachudito, tucúquere, bailarín chico, rayadito, nuco, perdicita cordillerana, churrete, chercán de las vegas, dormilona tontita, y también imponentes cóndores, halcones peregrinos y caranchos.

Flora

Se han contabilizado 416 especies de plantas vasculares (con raíces, tallos y hojas) en Karukinka. Entre ellas hay seis árboles, todos de excepcional belleza, apaisados por el viento en algunos casos, altos como catedrales en otros. Estas seis especies forman los bosques subantárticos más impactantes de esas latitudes: lengas, ñirres, coigües de Magallanes, canelos, ciruelillos y leñaduras, que tapizan las montañas de colores verde esmeralda, rojo anaranjado y amarillo encendido. Todos ellos son considerados vulnerables en la región de Magallanes. Y la lenga tiene una protección especial, en vista de que vive más de 300 años erguida y enfrentada al viento.

Alrededor de estos bosques, en sus bordes, cerca de las turberas o camino a la cordillera, hay otras especies tan representativas de Karukinka como de la Patagonia entera, como la palomita, una de las 49 orquídeas nativas que existen en Chile; la chaura, un arbusto nativo de flores blancas en forma de campana y cuyo fruto es una baya blanca o rosada; la murtilla de Magallanes; la atrapamoscas, una plantita carnívora que se alimenta de insectos que atrapa mediante un líquido pegajoso secretado por su hojas y absorbe sus nutrientes secretando jugos digestivos; o arjona, una hierba de la cordillera andina, cuya raíz era alimento de los Selk´nam.

Descarga aquí un pdf sobre los macro líquenes de Karukinka. Descarga aquí un trípico sobre biodiversidad en el Parque.