¿Quiénes somos?

Karukinka es un parque privado, austral y remoto, situado en una península de Tierra del Fuego, en el extremo sur de Chile. Es de difícil acceso, pero sus casi infinitas 300.000 hectáreas están abiertas a quienes deseen aventurarse entre sus antiquísimos bosques de lengas, sus montañas siempre nevadas y sus humedales de exuberante flora y fauna nativas.

Karukinka, de propiedad de Wildlife Conservation Society, y administrado por su oficina en Chile, propone un innovador enfoque de la conservación de la biodiversidad, que junto con preservar el entorno natural, busca educar, integrar a la comunidad local y generar conocimiento y conciencia de la relevancia de la biodiversidad, no sólo como un fin en sí mismo, sino de cómo nos beneficia e impacta a todos.

En Karukinka, los cielos son un paraíso para bandurrias, cisnes de cuello negro, carpinteros negros (los más grandes de Sudamérica), cachañas, churrines, viuditas, cormoranes, albatros de ceja negra o cóndores. Sus costas están habitadas por huillines, focas leopardo, toninas, lobos marinos y elefantes marinos del sur. Coigües magallánicos, canelos, lengas, ciruelillos, ñirres, frutillas silvestres, plantas carnívoras y otras 415 plantas vasculares son parte del frondoso paisaje vegetal por donde circulan zorros culpeos, tuco-tucos y guanacos.