Resultados de Expedición Científica de WCS

Entre la inmensidad de los fiordos y canales de la Patagonia, la intensidad de los vientos magallánicos y azules glaciares, navegó la embarcación Marypaz II, con los siete tripulantes de la Séptima Expedición Científica de WCS Chile.

Entre el 8 y el 18 de febrero de 2016, WCS llevó a cabo su Séptima Expedición Científica desde 2007, internándose en el Seno Almirantazgo, entre la costa del Parque Karukinka de WCS y el Parque Nacional Alberto de Agostini.

Con el objetivo de obtener información actualizada sobre el patrimonio natural y cultural del seno, científicos de WCS, en colaboración con académicas de la Universidad de Chile y de UC Davis, navegaron más de 180km desde Bahía Mansa, en el continente, hasta el islote Albatros, al interior de esta larga franja de mar.

Concretamente se buscaba censar las colonias de elefantes marinos del sur y albatros de ceja negra y evaluar éxito en la reproducción; obtener información sobre sus rutas migratorias; registrar la presencia de estas especies marcadas en otras temporadas; instalar en algunos individuos de las especies nuevos dispositivos GPS y equipos de posicionamiento satelital para evaluar movimientos en el mar e implementar medidas para control de visones.

Elefantes marinos

Elefante saludandoAsí, se instalaron dos equipos satelitales a elefantes marinos de más de 3 metros y medio, para seguir los movimientos en su fase de vida pelágica (en el mar abierto). Los últimos ejemplares monitoreados recorrieron más de 20.000 km en un año (54 km al día). Estos elefantes fueron bautizados como Piquin y Pacha y se espera recabar información sobre el ambiente y los problemas que puedan enfrentar, desde los dispositivos en algunos meses.

Se colectaron también muestras de vibrizas (bigotes), a partir de los cuales se pueden hacer análisis de isotopos estables para conocer los lugares en donde estos individuos se alimentan; y muestras de sangre, para hacer exámenes de genética y evaluar si han estado expuestos a enfermedades y contaminantes.

Diezmado en el Pacífico en el siglo XVIII y principios del siglo XIX, el elefante marino del sur (Mirounga leonina) está en un aparente proceso de recolonización. Este depredador tope del mar patagónico, regresa año a año a la Bahía Jackson a mudar su piel e iniciar la crianza de una nueva generación. Este es el único lugar en Tierra del Fuego donde se detiene a descansar y a reproducirse antes de volver al océano, en donde pasan buceando y alimentándose la mayor parte del año. Conforman una pequeña colonia de unos 120 individuos.  En esta expedición se identificaron 103 elefantes, entre ellos 6 nuevas crías.

Albatros de ceja negra

No tanAlbatros positiva fue la visita al Islote Albatros, que acoge a una población de cerca de 50 parejas de albatros de ceja negra para anidar y criar a sus polluelos. Por segundo año consecutivo se observó que uno o más visones arruinaron la temporada reproductiva de esta colonia, poniendo en riesgo su continuidad; esto dado que las colonias pequeñas son menos constantes en el tiempo.

Esta colonia es la única de la que se tenga conocimiento, que anida en aguas interiores, a casi 300 km del mar abierto. Fue detectada en 2003 y estudiada por WCS desde 2009. Su principal amenaza es el visón; carnívoro exótico proveniente de Norteamérica, sin depredador en nuestro territorio.

Las implicancias de esta devastadora amenaza alcanzan la labor de investigación y consecuentemente, al conocimiento que se tiene de esta especie en nuestro país. Los adultos no están obligados a volver al islote a alimentar a las crías y cuidar los huevos, dado que los perdieron todos. Por esta razón no pudo instalarse dispositivos GPS en ejemplares y se perdió así la posibilidad de trazar la historia de esta colonia. Se logró censar a las especies y recoger muestras de heces que permitirá evaluar algunos aspectos de su salud y su  alimentación.

Dado que la amenaza del visón se detectó ya la temporada pasada, actualmente se están desarrollando y evaluando varias medidas para su control, gracias al esfuerzo conjunto de WCS con el Ministerio de Medio Ambiente, el Servicio Agrícola y Ganadero, la Armada de Chile y algunas empresas que prestan servicios turísticos, con la esperanza de que esta particular colonia vuelva a nidificar en primavera.

Por otra parte, hubo hallazgos interesantes de otras especies en la ruta y pudo tomarse muestras de algunas de estas especies, como la foca leopardo. Se presenció y registró al lobo fino antártico, que no se ve frecuentemente; al halcón peregrino, que no es común verlo en canales; y a dos ballenas jorobadas, un adulto y una cría.

La embarcación Marypaz II era una lancha de pesca artesanal adaptada para el transporte de pasajeros y la investigación científica. Tiene 5m de manga por 18 de eslora y un andar de 10 nudos. En ella viajaron los siete tripulantes de la expedición, 100 millas náuticas desde el Canal Gabriel, buscando nuevos datos sobre elefantes, albatros y otras especies, para poner en valor y dar a conocer este patrimonio natural y cultural de las costas de Tierra del Fuego.

Buenas prácticas para el turismo de intereses especiales

El Seno Almirantazgo es una gran lengua marina de más de 1.000 km2 que pertenece a la ecoregión de canales y fiordos del sur de Chile. La pesquería artesanal de invertebrados como huepos, ostiones y centollas es importante como actividad económica; también lo es el turismo de intereses especiales, que trae por mar a cientos de visitantes en cada temporada para apreciar los paisajes y especies más australes del planeta. El Seno es un lugar único en tanto alberga una centena de especies, entre aves y mamíferos, como los albatros y elefantes marinos, que conforman colonias de singular relevancia. Si bien estos fiordos y bahías no son de tan fácil acceso, no están hoy protegidos y se ven afectados por el impacto de las personas. Por ello es importante difundir y aplicar buenas prácticas para turismo responsable, asegurándose de que los desembarcos en la zona de hagan con las debidas precauciones de bioseguridad y manteniendo una distancia prudente para la observación de la fauna.